Aprendizaje basado en el pensamiento, uno de los pilares de “Líderes con corazón”

En el colegio CEU San Pablo Valencia creemos en la importancia de formar niños autónomos, resilientes, capaces de gestionar su propia vida y de tomar sus propias decisiones. Además de ofrecer una educación de calidad en el ámbito curricular, es imprescindible trabajar ciertas competencias que ayuden a los niños a formarse y a crecer con unos fundamentos sólidos.

En el CEU formamos “Líderes con corazón”

En los colegios CEU formamos a personas que ayudarán a transformar el mundo. Este impacto positivo que queremos que se produzca a través de nuestros alumnos lo promovemos desde los primeros años con el programa “Líderes con corazón”.

¿Qué entendemos por “líderes con corazón”? Niños capaces de gestionar su propia vida, de conseguir que las decisiones que toman les hagan más felices, más eficientes y más útiles a la sociedad. Para ello, en el colegio implementamos la capacidad de liderazgo de nuestros alumnos de Infantil y primeros cursos de Educación Primaria a través del bilingüismo, la educación emocional, el desarrollo de técnicas de oratoria, la autonomía, la psicomotricidad infantil, e incluso las competencias STEM  y las destrezas del pensamiento (TBL Thinking Based Learning).

Educarles en este tipo de competencias desde los primeros años es importante para que generen rutinas de pensamiento y de acción que les acompañarán toda la vida. Un modelo de educación que nos hace únicos.

➡ Saber más sobre nuestro programa «Líderes con corazón»

aprendizaje basado en el pensamiento

TBL o aprendizaje basado en el pensamiento

Esta metodología es fundamental en el programa “Líderes con corazón” y cobra una importancia especial en los primeros años. Es entonces cuando se desarrollan las destrezas del pensamiento más rápidamente.

De esta forma, los niños desarrollan el pensamiento crítico y creativo y aprenden a aplicarlo tanto en los estudios como en la vida. El alumnado aprende de una manera más motivadora y activa a través del pensamiento, más allá de tan solo superar exámenes de una manera pasiva y memorística.

Habilidades para formar juicios adecuados

Con el TBL, los alumnos aprenden a resolver problemas con eficacia y a tomar decisiones reflexionadas y argumentadas. Todo ello a través de:

  • Pensamiento creativo: habilidades para generar ideas.
  • Análisis: habilidades para clarificar ideas.
  • Pensamiento crítico: habilidades para valorar la sensatez de las ideas.

Mediante rutinas de pensamiento, los niños comienzan a reflexionar. Robert Swartz, filósofo de Harvard internacionalmente conocido por sus avances en el TBL (Thinking Based Learning) y mentor de “Líderes con corazón”, explica que los pasos para tomar una decisión pueden resumirse en cuatro:

  1. ¿Qué hace necesaria una decisión?
  2. ¿Qué opciones tengo?
  3. ¿Cuáles son las consecuencias de cada una de ellas, y qué peso tienen?
  4. ¿Cuál es la mejor opción a la luz de las consecuencias?

Con este sencillo patrón de razonamiento, los alumnos aprenden a pensar y, practicado con frecuencia, acaba convirtiéndose en su modo natural de actuar. Además, se consigue también dar estructura a las discusiones y debates de los alumnos dentro del aula.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *